JOVENES CON PROPOSITOS MS.JZ. - CHARLAS 2010

Quienes somos?
Misiòn y Visiòn
Staff
CHARLAS 2010
Recursos
Galería de fotos
Visitas y contacto
Eventos
Donaciones
Encuestas
Voluntarios
S.O.S.


Jovenes con propòsitos es marca registrada.

 
UN CIEGO ME ENSEÑO A VER

En la Biblia hay distintas historias que hablan de la misericordia de Dios.
Pero que es la misericordia?
Parece una palabra tan rara y tan inalcanzable... Misericordia (segùn el diccionario) es una virtùd del ànimo que lleva a compadecerse de las miserias ajenas La palabra misericordia, en el latìn original, es una palabra compuesta, dividida en:
MISER = pobre CORDA= corazòn

Si hacemos un mix entre las dos definiciones, podemos traducir entonces que "misericordia" es la capacidad de entregar algo de mi mismo a la pobreza del corazòn de otra persona. Un ejemplo: - Al corazon pobre de la prostituta Jesùs le entrego el perdon La misericordia pasa siempre por el esfuerzo de arrancar algo de mi para que sirva al crecimiento del otro. Hoy, para entender el alcance de la palabra misericordia vamos a ver la historia de un personaje que recibiò el favor de Jesùs gracias a su misericordia.
Leer en el libro de Marcos Cap.10 ver.46-52
Tengamos en mente como un ciego nos enseña a nosotros a ver.

1. LO QUE HAY QUE TENER: FE La multitud salía de Jericó siguiendo a Jesús, e iban junto con él todos sus discípulos. Jesùs ya era un tipo popular, seguir a Jesús significaba recibir empujones y pisadas, significaba escuchar sus enseñanzas y, para algunos tambien, ser sanados físicamente. En este camino estaba sentado a la orilla un ciego que se llamaba Bartimeo. Bartimeo, escuchò que Jesús pasaba por ahí, y comenzó a gritar y a decir "¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mi!". O lo podemos traducir como “Jesùs, te reconozco como Rey, miràme, aùn a pesar de lo que soy, a pesar de mi pobre corazòn”... Ponè tu imaginaciòn y tratà de ver este cuadro: la gente estaba pasando, y Bartimeo escucho que era Jesús el que pasaba, entonces comenzò a gritar desesperado. Sus palabras tenìan que pasar por sobre aquella gran multitud de gente, y poder llegar claramente a los oídos de Jesús. Cuando Jesùs se movia era seguido por miles de personas, el bullicio era grande. Estos gritos desesperados de "un loco" molestaba a la gente y estuvo mucho tiempo haciendolo... por eso la gente lo retaba y le decian que se calle y que no grite mas. Pero mientras el tiempo pasaba, Bartimeo gritaba mucho mas. Nuestra fe debe ser capaz de cruzar multitudes. En nuestra vida personal, las multitudes pueden ser: * nuestros familiares * nuestro entorno social * El que diràn * nuestro propio pecado para poder encontrar a Jesús. NUESTRA VIDA PUEDE CAMBIAR SOLAMENTE SI TENEMOS UNA FE SUFICIENTEMENTE GRANDE COMO PARA LLAMAR A JESUS... La fe en el cristiano es algo imprescindible. Esta fe va mas allá de creer que Dios existe; es creer que en el podemos depositar nuestra vida, tanto lo bueno y lo malo. Pero debemos observar que esta gran fe que nos enseña Bartimeo nace de la necesidad angustiada de buscar a Dios. ¿Alguien ha buscado de manera angustiante y desesperada a Dios?
 
2. JESÚS PODÍA SER HALLADO A Bartimeo se le presentó una gran oportunidad. Los ciegos, en la època de Cristo eran personas abandonadas, por su condiciòn no podían entrar a la ciudad y moverse como un ciudadano cualquiera. Eran personas marginadas de la sociedad. Bartimeo había escuchado quién era Jesús, y seguramente pensaría dentro de su corazón "Cómo desearía encontrarme con el para que me sanara". Bartimeo nunca vio como gente paralítica caminaba o, mas aún, cómo gente veía. Solo lo creía por lo que escuchaba de la gente que se dignaba a hablar con el. Bartimeo sabìa que esa podìa ser su ùnica oportunidad... Un dicho popular dice "el tren pasa solo una vez" Debemos buscar a Jesùs mientras pueda ser hallado, como dice Isaias 55:6 Bartimeo sabìa que èsta podìa ser su ùnica oportunidad, el lo deseaba tanto como al aire que respiraba...

3. SER CAPACES DE DEJARLO TODO Cuando nos encontramos con Dios, somos capaces de dejarlo todo por el. Cuando a Bartimeo le informaron de que Jesús lo llamaba, me imagino como, de tanta emoción, se paro y "arrojando su capa" vino a Jesús. Me imagino que Bartimeo, como un ciego alejado de la sociedad, un mendigo, lo único que tenía en su posición era su capa. Ese era todo su capital. Esta capa dejo de ser importante para el cuando Jesús lo llamo. Bartimeo dejò TODO lo que lo ataba a lo que el era, dejò su pasado, sus costumbres, y sus malas costumbres, dejò tambièn su comodidad, TODO... Diò el primer paso... Jesùs le dijo: "que querès que te haga", le estaba ofreciendo un cheque en blanco para que el lo completara con lo que quisiera: - Dinero - Posiciòn social - Ropa - No mendigar mas - Una novia / esposa De todo lo que necesitaba tenìa que escoger lo mas importante. Si hoy Jesùs se pusiera delante tuyo y te dijera: "Tengo un cheque en blanco para vos" con que lo completo? Que es lo mas importante para vos? Bartimeo le dijo "quiero ver" Como aclaraciòn sirve decir que Bartimeo tuvo que moverse y pasar entre medio de la multitud para llegar a Jesùs, no sucediò al revès... Para buscar ese cheque en blanco vas a tener que pasar todos los obstàculos que se te presenten, pasar entre medio de la multitud para llegar y obtenerlo. Vos tenès que dar el primer paso, hacer el esfuerzo, depende de la necesidad de tu corazòn, de la fortaleza de tu mente para anhelar con todas tus fuerzas encontrar el milagro que Jesùs te ofrece. "Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino" No importa lo lejos que estès de Jesùs, si lo llamàs el va a escuchar tu voz...aunque haya una multitud de personas delante tuyo...
No importa tu condiciòn al momento de clamar por Jesùs, aùn a pesar de lo que somos, el va a escucharte...El va a enriquecer nuestro pobre corazòn.

Animate, Jesùs està pasando, mucha gente le està gritando, que vas a hacer vos???
 

Carlos Àrtico
------------------------------------------------------------------

Salì de tu tumba!
Cita: Jn 11:38-44

"... Jesús se acercó al sepulcro, era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra,"quiten la piedra", ordenó, Jesús. Marta la hermana del difunto objetó: "Señor, ya debe oler mal pues lleva cuatro días allí", " No te dije que si crees verás la gloria de Dios", le contestó, Jesús. Entonces quitaron la piedra, Jesús alzando la vista dijo:" Padre, te doy gracia porque me has escuchado, ya sabías yo, que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente para que crean que tú me enviaste". Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas."Lázaro, sal fuera", el muerto salió con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario. "Quítenle las vendas y déjenlo que se vaya", le dijo Jesús". Todos, sin excepcion de nadie, vamos a experimentar muchas pèrdidas a lo largo de nuestra vida, desde perder a un ser querido, amigos, mascotas, bienes materiales, etc.y todos de alguna manera estamos preparados para obtener o ganar algo, pero no estamos preparados para perder, y cuando perdemos algo y no cerramos o superamos esa pèrdida, sino le damos punto final, nos quedamos atascados, anclados al pasado.Cuando quedamos detenidos por una pèrdida en el pasado, no podemos o se nos hace muy dificil encarar algo nuevo. Hoy vamos a hacer justamente eso, vamos a cerrar, a superar nuestro pasado para poder entrar a una nueva etapa en nuestra vida. Pero primero vamos a ver 5 ERRORES que generalmente cometemos cuando queremos cerrar etapas viejas: Pensar que todo se puede reemplazar. La teorìa de que un clavo saca otro clavo. Se me fuè mi amigo, lo cambio por èste otro. Mi novia me dejò, me engancho con otra. Reemplazar una pèrdida buscando algo parecido es un ERROR! No llorar. Te dicen: “bueno, ya està”, “ya se muriò”, “ya se fuè con otra”, para que llorar, entonces reprimìs la bronca, la tristeza, no hacès el duelo que necesitas y cuando se reprime el dolor uno se estanca tambien porque no superaste esa situaciòn. Estar solo, tambien nos dicen: “tuviste una pèrdida”, tenès que superarla solo. Cuando està llorando le dicen “dejalo solo”, entonces hay gente que nunca comparten su dolor, su tristeza. Y cuando estamos solos no vemos mas allà del problema que tenemos delante y nunca llega la soluciòn. El tiempo sana las heridas, ese es otro error...ya se te va a pasar, es cuestiòn de tiempo. Se te muriò un hijo, perdiste un trabajo, te traicionaron y el tiempo no sana nada, pueden pasar5, 10 o 50 años y no lo podès superar por mas tiempo que pase... Salì a divertirte. Hay personas que sufrieron pèrdidas y te dicen “distraete”, “salì a divertirte”, vamos a salir, arreglate un poco. Pero salir a distraerte te ayuda para despejar la cabeza pero tampoco cierra el pasado, lo coloca en suspenso, en pausa... Lazaro estaba muerto, hacia 4 dìas que estaba en la tumba y llega Jesùs. Estaban TODOS llorando, imaginate la escena. Las hermanas de Làzaro estaban re enojadas con Jesùs porque no habia venido a tiempo para sanarlo. Jesùs se pone delante de la tumba y les pide que retiren la piedra que tapaba la entrada de la tumba. La hermana de Làzaro le dice” no Señor, ahora no lo podès ver, ya està podrido, hace 4 dìas que muriò”, yo le hubiera agregado “hubieras venido antes”... pero Jesùs volviò a decir “quiten la piedra” y cuando la quitaron el gritò

“LAZARO, SAL FUERA

”... Que significa esta frase “SAL FUERA”?

Significa que Dios NUNCA te va a abandonar. El va a ir a tu misma tumba de problemas, a tu tumba de dolor, voy a estar en tu peor momento y vas a escuchar mi voz hasta cuando te sientas muerto. Dios no abandona a sus amigos en la cueva, El los busca para sacarlos de ahì. Significa que lo que se viene es mucho mas grande. Las dos hermanas le dijeron “Señor, porque no estuviste acà cuando estaba enfermo y dejaste que se muera? Y Jesùs les dijo: “saben porque no lo sanè?” Porque voy a hacer algo mas grande todavia, “lo voy a resucitar”. Muchas veces Dios no te dà algo que querès porque se viene algo mucho mejor, sino es esta casa, va a ser otra mucho mas grande, sino es este trabajo va a ser otro mucho mejo. Hay gente que viene a las reuniones y Dios hace milagros tremendos: consiguen trabajo, les devuelve los masridos, y despuès desaparecen...dicen que no vienen porque ahora tienen que trabajar. Cuando no tenian trabajo no faltaban ni en el dia de la madre... Se conformaron con el “anticipo de Dios” No te conformes con lo que Dios te diò hasta ahora, lo que viene es mas grande. Significa que mis mejores palabras van a salir de mi boca despuès de mis emociones mas dolorosas. Dicen que Jesùs frente a la tumba de su amigo llorò, estaba triste, lloraba para cerrar el duelo que le producìa la muerte de su amigo. El sacò su dolor, se expresò. Luego se secò las làgrimas y sacò una palabra milagrosa y gritò “LAZARO, sal fuera”... Hoy estàs llorando y està bien que lo hagas, pero tu dolor no tiene que robarte tu fe. Cuando el dolor termine de salir vas a decir “listo, ya està, se terminò, ahora viene algo nuevo para mi” Tenès que profetizar sobre tu vida que ahora vienen momentos de felicidad para vos, declarar que un tiempo nuevo llega, que es tiempo de fiesta, no dejes nada en la tumba... Significa que hay gente que te va a desatar. Làzaro saliò vendado de manos a pies y Jesùs les dijo “desàtenlo” Dios va a ponerte gente que te va a sacar las vendas, va a liberar tus manos para que vuelvas a acariciar, para que vuelvas a abrazar; alguien te va a sacar las vendas de los pies para que vuelvas a caminar, para que vuelvas a hacer negocios, a escalar; hay quien te va a sacar la venda de los ojos y de la cabeza para que vuelvas a ver y a creer, para que seas sabio e inteligente. En este dìa, secà tus làgrimas, sal fuera y volvè a la vida..


Carlos Àrtico

---------------------------------------------------------


 Siembra y cosecha
 
Esta es la historia de un hombre desamparado que estaba en la calle… lentamente levantó la vista y vio claramente a una mujer acostumbrada a las cosas buenas de la vida… su abrigo era nuevo y parecía que nunca se había perdido una comida en su vida… su primer pensamiento fue: “Sólo quiere burlar de mi, como tantos otros lo han hecho”… “Por favor, ¡déjeme en paz!!!”, gruñó el indigente… pero, para su sorpresa, la mujer siguió enfrente de él… Ella sonreía, sus dientes blancos mostraban destellos deslumbrantes… “¿Tienes hambre?”, le preguntó ella… “No”, contestó sarcásticamente el hombre, “acabo de llegar de cenar con el presidente… ahora vete y déjame en paz.” La sonrisa de la mujer se hizo aún más grande… de pronto, el hombre sintió una mano suave bajo el brazo… “¿Qué hace usted, señora?”, preguntó enojado, “¡le digo que me deje en paz!” Justo en ese momento se acercó un policía…. “¿Hay algún problema, señora?”, le preguntó el oficial… “No hay problema, oficial”, contestó la mujer, “sólo estoy tratando de ayudarle para que se ponga de pie… ¿Me ayudaría?” El oficial se rascó la cabeza… “Sí, el viejo Juan ha sido un estorbo por aquí por los últimos años… ¿Qué quiere usted con él?”, le preguntó con curiosidad… “¿Ve la cafetería de allí?”, respondió ella, “Voy a darle algo de comer y a sacarlo del frío por un rato.” “¿Está loca, señora?”, se resistió el pobre desamparado, “¡Yo no quiero ir ahí!” Entonces sintió dos fuertes manos que lo agarraron de los brazos y lo levantaron del suelo… “¡Déjeme ir, oficial. Yo no hice nada!” “Vamos viejo, esta es una buena oportunidad para ti”, le susurró al oído el oficial. Finalmente, aunque con cierta dificultad, la mujer y el agente de policía llevaron al viejo Juan a la cafetería y lo sentaron en una mesa en un rincón…. Eran casi las tres de la tarde, la mayoría de la gente ya había almorzado y el grupo para la comida aún no habían llegado, así que no había mucha gente… El dueño de la cafetería se acercó y les pregunto… “¿Qué está pasando aquí, oficial? ¿Qué es todo esto? Y este hombre, ¿está en problemas?” “Esta señora lo trajo aquí para que coma algo”, respondió el policía… “¡Oh no, aquí no!!!”, dijo airadamente el dueño del establecimiento, “¡Tener una persona como esta aquí es malo para mi negocio!” El viejo Juan esbozó una sonrisa de triunfo enseñando los pocos dientes que le quedaban… “Ve señora, se lo dije. ¿Ahora si van a dejarme ir? Yo no quería venir aquí desde un principio.” La mujer se dirigió al dueño de la cafetería y sonriendo le dijo… “Señor, ¿está usted familiarizado con la firma Hernández y Asociados?” “¿La firma bancaria que esta a dos calles? ¡Por supuesto que los conozco!”, respondió el administrador con impaciencia, “Ellos tienen sus reuniones semanales en una de mis salas de banquetes.” “Y se gana una buena cantidad de dinero con el suministro de alimentos en estas reuniones semanales, ¿verdad?”, preguntó la señora… “¿Y eso a usted qué le importa?”, cuestionó groseramente el administrador… “Pues, verá… yo soy Penélope Hernández, presidente y dueña de la firma Hernández y Asociados”, le respondió ella… “¡Oh, perdone usted señora Hernández!”, dijo rápidamente cambiando su actitud… La mujer sonrió de nuevo… “Pensé que eso podría hacer una diferencia en su trato”, le dijo al policía, que trataba fuertemente de contener una carcajada… “¿Le gustaría tomar con nosotros una taza de café o tal vez una comida, oficial?” “No, gracias, señora”, replicó el policía… “Estoy en servicio.” “Entonces, ¿quizás le gustaría una taza de café para llevar?” “Eso estaría mejor, muchas gracias.” El dueño de la cafetería giró sobre sus talones como recibiendo una orden.. “Voy a traer el café para usted de inmediato, señor oficial”, dijo… El oficial lo vio alejarse rápidamente y comentó… “Ciertamente lo ha puesto en su lugar.” “Esa no era mi intención”, respondió ella. “Lo crea o no, tengo una buena razón para todo esto.” Ella se sentó a la mesa frente a su invitado a cenar, lo miró fijamente y le preguntó… “Juan ¿te acuerdas de mí?” El viejo Juan miro su rostro con los ojos lagañosos… “No sé… creo que sí… digo, se me hace familiar.” “Mira, Juan, quizá estoy un poco mas grande, pero mírame bien”, siguió ella… “Tal vez me veo mas llenita ahora… pero yo vine a esta misma cafetería hace muchos años, cuando tú todavía trabajabas aquí… Una tarde, yo entré por esa misma puerta, muerta de hambre y frío”, comenzó a contar ella mientras algunas lagrimas se posaban sobre sus mejillas… “¡¿Señora!?”, exclamó el oficial… no podía creer lo que estaba escuchando, ni siquiera podía imaginar que aquella mujer hubiera podido llegar a tener hambre… “Yo acababa de graduarme de la Universidad en mi pueblo”, siguió ella, “había llegado a la ciudad en busca de un trabajo, pero no pude encontrar nada”… Con la voz quebrantada, la mujer continuaba su historia… “Me quedaban mis últimos centavos y me habían corrido de mi apartamento… caminaba por las calles, era febrero y hacía frío… y casi muerta de hambre llegué a este lugar y entré con poca esperanza de que podría conseguir algo de comer… aquella tarde, Juan me recibió con una sonrisa.” “Ahora me acuerdo”, dijo Juan emocionado… “Yo estaba detrás del mostrador de servicio. Usted se acercó y me preguntó si podría trabajar por algo de comer.” “Sí… y me dijiste que eso estaba en contra de la política de la empresa”, continuó ella… “Entonces, tú me hiciste el sándwich de carne mas grande que había visto nunca… me diste una taza de café, y me fui a un rincón y disfrutar de mi comida. Tenía miedo de que te metería en problemas por mi culpa. Luego, cuando miré, te vi a poner el precio de la comida en la caja registradora, entonces supe que todo iba a estar bien.” “¿Así que usted comenzó su propio negocio?”, inquirió el viejo Juan… “Sí, encontré un trabajo esa misma tarde. Trabajé muy duro, y me fui hacia arriba con la ayuda de Dios. Eventualmente fundé mi empresa.” Ella abrió su bolso y sacó una tarjeta… “Cuando termines aquí, quiero que vayas a hacerle una visita al señor Martínez. Él es el director de personal de mi empresa. Iré a hablar con él y estoy segura de que encontrará algo que puedas hacer en la oficina”… Ella sonrió… “Creo que incluso podría darte un adelanto, lo suficiente para que puedas comprar algo de ropa y conseguir un lugar para vivir hasta que te recuperes… y recuerda, si alguna vez necesitas algo, mi puerta siempre está abierta para ti, Juan.” Hubo lágrimas en los ojos del anciano… “¿Cómo voy a agradecerle? , preguntó. “No me des las gracias”, dijo respondió la mujer, “dale la gloria a Dios. Él me trajo aquí hoy. Él quería que volviéramos a encontrarnos.” Fuera de la cafetería, el oficial y la mujer se detuvieron y antes de irse cada uno por su lado… “Gracias por toda su ayuda, oficial”, dijo la Sra. Hernández. “Al contrario”, dijo el oficial, “muchas gracias a usted… no todos los días uno ve un milagro y usted me enseñó algo que nunca voy a olvidar. ¡Ah! Y gracias por el café.” Que Dios te bendiga siempre y no te olvides que cuando tiras el pan sobre las aguas, nunca sabes cuando será devuelto a ti… Dios es tan grande que puede cubrir todo el mundo con su amor y, a la vez, tan pequeño que puede entrar en tu pequeño corazón. En la vida existen leyes, leyes naturales, leyes civiles, y también leyes espirituales. Algunas de ellas son inquebrantables y otras pueden quebrantarse. Un ejemplo de una ley natural inquebrantable es la ley de la gravedad, que nos cita que todo lo que sube tiende a bajar y que todo cuerpo o masa tiene un peso, y tiende a ir hacia abajo. Esta ley es inquebrantable, ya que no importa si uno, la respeta o no, creamos en ella o no, se cumple. Si yo decido subirme a un edificio y tirarme, seguro caeré, no importa si lo crea o no, si lo respete o no. Las leyes espirituales que Dios estableció para el hombre, son similares, porque son inquebrantables, y se cumplirán en nuestras vidas, creamos en ellas o no, las respetemos o no. Una de esas leyes espirituales cita: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segara Gal.6:7 “ Sembrar puede significar : Trabajar en algo, invertir tiempo y esfuerzo en algo, aportar para que algo suceda, hacer una obra o acción que traerá una consecuencia, dedicarme a algo, etc. Segar significa: Obtener un resultado, una recompensa, tener la consecuencia de mis acciones, disfrutar del fruto de mi trabajo, tener un resultado de mi esfuerzo, etc. En otras palabras Dios esta vigilando todo lo que hacen los hombres, y todo, tendrá una recompensa, ya sea buena o mala, ósea que todo lo que hagamos tendrá una consecuencia, y por otro lado no podemos esperar que pase algo, si nosotros no hicimos nada al respecto para que suceda. En cuanto a lo malo: Si yo tomo un cuchillo y me corto, no puedo esperar que no me duela. Si yo agredo a alguien, voy a sufrir las consecuencias. Si yo no trabajo y no cuido mi dinero, obviamente tendré escasez y pobreza. Si yo no amo, ni hago bien a nadie, obviamente nadie hará lo mismo conmigo. Es una ley espiritual inquebrantable, voy a cosechar o segar, todo lo que siembre En el mundo material si nosotros no sembramos arroz, pues simplemente vamos al supermercado y lo compramos. En el mundo espiritual es diferente, no puedes ir a comprar amor, paciencia, actitud, lo que siembras es lo que cosechas. Dios nos enseña en su palabra algunos principios básicos respecto a la siembra. Primer Principio: Mirad lo que oíd: En el mundo físico ¿Quién puede mirar lo que oye? Nadie, pero Jesús estaba hablando palabra de vida, palabra al espíritu, son semillas que tenemos que ver lo que Él habla, la llevamos al corazón la sembramos y la cosechamos. En números 13:2 Dios le dio a Israel la tierra prometida donde fluye leche y miel, pero ellos no creyeron y por lo tanto no la alcanzaron. Hoy en día hay gente cansada de los problemas económicos, familiares, falta de fe, de amor, no hay vigor y aunque oran y leen la Biblia siguen estando cansados. En el Salmo 23:2 dice: en lugares de delicados pastos me hará descansar y en Éxodo 33:14 la palabra declara: mi presencia irá contigo y te daré descanso. Dios nos da grandes promesas a través de su palabra, pero lo más triste es que las escuchamos y no queremos vivir en esas promesas porque creemos que es imposible. Segundo Principio Con la Medida con que mides, serás medido: Israel midió a Dios y midió sus palabras como palabras imposibles de realizar, Dios le dijo: la tierra es tuya pero ellos no la vieron así, vieron a Dios incapaz de darles la victoria, ellos se vieron como langostas y los problemas como gigantes, entonces Dios les dijo pues serán langostas delante de ellos. Fue así como Israel midió a Dios, un Dios chiquitico y así Dios les respondió. Pero cuando vemos a un Dios creador del universo, pasan cosas en nuestra vida ilógicas, porque el señor todopoderoso camina por sendas misteriosas. Tercer Principio Y aun se os añadirá lo que oíd: Dios añade a tu vida de acuerdo a como oyes y mides, o sea de acuerdo a tu incredulidad o tu fe. Esto nos permite ver dos cosas: 1.- Si cosechas incredulidad, verás un desierto. 2.- Si cosechas fe, aunque los problemas sean gigantes, nosotros seremos más gigantes delante de ellos, porque Dios está con nosotros y si Él está con nosotros ¿Quién contra nosotros?. Si Dios te da una promesa es porque ya es tuya, así que ve y alcánzala, la palabra de Dios dice que las bendiciones que coseches serán hasta la cuarta generación. En el mundo espiritual la palabra dice: al que tiene se le dará y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Pero en este mundo es al revés al que tiene se le quita y al que no tiene se le da. En el mundo espiritual lo que siembras es para cosecha de vida eterna y Dios te dará más como prosperidad, amor, salud, paciencia etc. Es hora que nos preguntemos ¿Cómo estamos midiendo a Dios? La respuesta a esta pregunta depende de nuestras palabras y nuestras aptitudes de fe. De tu compromiso y entusiasmo depende si quieres ser rico o pobre. No puedes pedir que Dios te prospere si no eres buen trabajador. Ten cuidado de pretender comprar el favor divino, estás cometiendo un error si ofrendas y diezmas pidiendo que soporten tu negligencia. Solamente cosecha quien se esfuerza sembrando bien y cuida la semilla para que de buen fruto. Además, recuerda que si ya sembraste debes cosechar porque de esa forma enalteces a tu Padre. Nunca te avergüences de cosechar, no importa si es mucho o poco, deja la falsa humildad y reconoce que das para recibir porque Dios lo hizo de la misma forma. Nos amó y por eso le amamos, envió a Su hijo porque quería atraernos a Su familia, Jesús derramó Su sangre esperando que nos convirtiéramos. Espera que le demos porque Él nos dio primero. De igual forma nosotros amamos esperando ser amados porque nadie se casa con alguien que no ama. Todos esperamos fidelidad y provisión como resultado de dar lo mismo. Yo siembro en mi esposo todas las palabras de cariño que puedo porque me gusta recibirlas. Una mujer sirve a su marido porque espera provisión y respeto. Ninguna se casaría con un vago que no le retribuya el amor y atención que recibe. Esto no significa que seamos egoístas o interesados, simplemente sembramos para cosechar como un ejercicio de fe necesario y bueno. Aprende a reconocer tu cosecha. Si has sembrado en tu esposo y él te da evidencias de arrepentimiento, no te hagas la difícil y muestres desconfianza, demuestra tu inteligencia y recíbelo con palabras de afecto para que la cosecha no se pierda. El Señor dice que levantes tus ojos porque la cosecha está lista y debes recogerla. Dios es justo y le da a cada quien según merece. No todos ganan lo mismo en una oficina como tampoco todos los alumnos obtienen las mismas calificaciones en la escuela. Cada quien recibe lo que por justicia ha sembrado y cosechado. Conclusión: No hay que olvidar qué sembraste, cuando recojas los frutos de Tu Vida, nada es porque sí. La siembra es voluntaria, la cosecha obligatoria… Recuerda que recogemos, infaliblemente, aquello que hemos sembrado. La única forma de no recibir es dejar de dar. Si estamos sufriendo, es porque recogemos los frutos amargos de los errores que hemos sembrado en el pasado. Permanece alerta en lo que se refiere al momento presente. Planta ahora semillas de optimismo y de Amor, para recoger mañana frutos de alegría y de felicidad. Cada uno recoge, exactamente, lo que sembró.“Si no te gusta lo que recibes, presta atención a lo que emites” Honra a Dios al sembrar y cosechar porque Él es quien te provee de la semilla y además te dará recompensa cuando recojas el fruto de tu esfuerzo. Cosechar es un asunto de transformación. Los instrumentos y temperamentos deben cambiar y prepararse para recoger el fruto. Dios te da la semilla para que siembres, te da la oportunidad de cosechar el fruto y además desea pagarte por hacerlo. Esa es una oferta que no puedes rechazar. No lo avergüences negándote a recoger la cosecha. Hónralo con tu esfuerzo y deja que te transforme en un cosechador que se sujeta a Su palabra y sabe multiplicar las bendiciones que recibe. Por eso digámosle hoy a Dios: Señor, yo quiero ver todo lo que Tú hablas, yo quiero ver todo lo que escucho, yo quiero verlo como semilla para sembrarlo en mi corazón y para poder dar fruto de vida eterna.
 
Eliana Valinotti


--------------------------------- -------------------------



CORONADOS DE GLORIA VIVAMOS

… Que nos pide Dios bíblicamente??? Que lo adoremos a él, que nos amemos, Que hagamos lo bueno y agradable a sus ojos, Que tengamos el CARÁCTER DE CRISTO. Nos pone PRUEBAS porque nos quiere FORMAR. y nos quiere FORMAR o MOLDEARNOS para cumplir con el propósito que nos dio. Que le pidió a Abraham? Que sacrifique su hijo, por el que había esperado muchos años.- que lo obedezca, lo probó haciéndole entregar en sacrificio a su hijo, lo más preciado y esperado que tenía.- Porque Abraham, Moisés, Adán y Eva, Noé los profetas, tenían una comunicación con Dios?? Porque no la podemos Tener nosotros hoy??? A Adán y Eva los creo, a los demás se les manifestó en una arbusto ardiendo, en una voz audible, los cubrió con una nube durante la peregrinación durante el desierto.- Dios eligió a cada uno de nosotros, desde la misma creación del mundo, para algo en especial, todos tenemos una tarea un propósito en nuestra vida.- Moisés guió a los judíos por el desierto durante 40 años, siguiendo el camino que Dios les marcaba, Noé construyo el arca, para la salvación de las distintas especies del diluvio universal. Y el nos transforma para lograrlo, si nosotros nos dejamos moldear.- Dios nos da, nos cuida, permite que nos pasen cosas, nos pone pruebas, nos quiere cerca de El en actitud, y en oración constantemente.- No nos equivoquemos en pensar que Dios nos abandona, que no está o que no se acuerda de nosotros cuando nos pasan cosas malas, o feas.- Cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido, Dios decretó para toda la humanidad esfuerzo para trabajar, para alimentarse, para que las mujeres tengan dolores de parto.- El mal, el diablo, se encargó de traer enfermedades, muerte, dolor, angustia, etc.- Dios creó el huerto del Edén y le dio potestad a Adán y Eva, como representantes de la humanidad, por sobre todo animal, vegetal, que ahí estaban. Les dijo que vivan y que poblaran la tierra, Podían comer, vivir, tener hijos, y COMUNICARSE con Dios, hablar con él.- Cuando el diablo tentó a Adán y Eva, y ellos no hicieron caso a lo que Dios les pidió y ordenó se cambió la historia del mundo.- Y hablando de pruebas, Que habrán tenido que soportar Moisés conduciendo a un pueblo rebelde durante 40 años por el desierto hacia la tierra prometida? Se lo imaginan en el medio entre Dios y el pueblo?? Cuántas burlas habrá soportado Noé mientras construía el arca? Quién le creía que se aproximaba el diluvio??? Y Saulo? Que perseguía a los cristianos? Dios lo transformó en Pablo.- y Juan que vivió el apocalipsis y lo escribió a pedido de Dios?? Se imaginan para alguien de la época, ver el futuro??? Jesús mismo tuvo que soportar una muerte cruel.-Y Dios tuvo que soportar la muerte de Jesús, su hijo, para que sirva de sacrificio para la redención nuestra.- No nos olvidemos que Jesús es su hijo, y cuantas veces hemos escuchado una comparación como esta: Dios nos corrige a nosotros, que somos sus hijos, como cualquier padre corrige a su hijo.- A través de lo malo y desagradable a los ojos de Dios fuimos perdiendo esa comunión, esa comunicación directa con Dios, pero está en nosotros hacer que el sacrificio de la muerte de Jesús en la cruz, no sea en vano, en comprometernos a vivir la vida que Dios quiere para cada uno de nosotros, en cumplir con todo lo que nos pide, en llevar una vida acorde a sus mandamientos, en cambiar lo malo que tenemos y permitirle a el vivir en nosotros, que nos transforme, que nos hable, que nos lleve a tener esa fe tan grande que nos permita ver milagros, en otras palabras, cumplir con eso que tantas veces escuchamos “TENEMOS QUE TENER EL CARÁCTER DE CRISTO”.- CUANDO PODAMOS CUMPLIR CON ESTO QUE NOS PIDE, VAMOS A LOGRAR VIVIR CORONADOS DE GLORIA, DE SU GLORIA.
 
Carlos Cabrera
 
------------------------------------ 

A Dios lo mueve la FE

Una vez me contaron que a Dios no lo mueve la necesidad, no se conmueve porque vos estès arrodillado 3 hs y que te duelan las piernas por la posición, no lo conmueve a Dios que le digas “no doy mas!” y que “no me merezco pasar por èsto” o que llores hasta que te deshidrates, o hasta que los lagrimales se te sequen… Una historia del Nuevo Testamento cuenta que Jesús estaba en una barca, roncaba como loco y mientras èl dormia se desatò una gran tormenta, parecìa un sunami. Los discìpulos se asustaron, la muerte les tocaba los talones, uno de ellos no daba màs y fuè a despertarlo a Jesús: ¡Maestro, no ves que nos estamos por morir!, “Se nos hunde el barco, que parte no entendès? Estas roncando!!!. Ellos pensaban que tocando los sentimientos de Jesús èl hiba a reaccionar, pero estaban equivocados… De èsta forma no se llega a Dios, de esta forma Jesús ni se daba por aludido… Lo mismo pasa con nosotros, cuando estamos mal, en bancarrota, cuando vemos que todo se viene a pique, que no hay mas soluciòn, le recriminamos a Dios: “hacè algo Dios!!!” “me lo merezco”, “soy buena persona” “creo en Dios” y me pongo a llorar, pataleo, me desgarganto pidiendole una y mil veces… pero me olvido o nunca me dijeron que esa no es la forma de llegar al corazòn de Dios, eso no lo hace obrar… Jesús se despierta por los gritos de sus discìpulos y ve que los mismos que lo habian visto sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, lo despiertan asustados por una simple tormenta. Imaginatelo a Jesús estirandose, bostezando, con toda la tranquilidad del mundo y después les dijo “no tengan miedo”. Los ojos de los discìpulos se les salieron de lugar, no entendian nada. Entonces Jesús le habla a la tormenta y le dice que se calme y le dice al viento que enmudezca, después los mirò a ellos y les dijo “hombres de poca fe”, se diò vuelta y se volviò a acostar a dormir… Ellos pensaron que Jesús se hiba a poner a orar, que les hiba a decir “subamos al bote salvavidas”, “rajemos de èste barco” pero no, les dijo “Fallaron en su fe!!!”. Solamente la Fe mueve la mano de Dios!!! Si hoy estas pasando por un sunami, o por el Katrina, o dentro de un volcàn de problemas, no grites “me muero!!!”, no critiques y eches culpas, no hagas sacrificios, no prendas velas, sinò usà tu fe en Dios y eso abre la ventana de los cielos y Dios manda su lluvia de bendiciones… La Fe es tener la convicción de que eso que hoy no veo como posible, en manos de Dios se va a concretar… No tengo que “entenderlo a Dios”, o entender su lògica…solo tengo que “obedecerlo”… Es tener la certeza de que todo, todo va a salir bien y la convicción de que, a pesar que las cosas pinten mal, al final todo ayudarà para bien. Tu fe tiene que mirar a Dios, tu fe tiene que ver el poder de Dios en el problema que estas pasando… Hoy te animo a que pongas tu vida y tus problemas en las manos de Dios y que confies ciegamente en Èl, no trates de entender como trabaja Dios con nuestras vidas, solo tenè fe

… Elizabeth Mazza
 

-----------------------------------

HORARIOS :

Lùnes 21:00 hs.
ESCUELA DE LIDERAZGO

Mìercoles 20:30 hs.
ENSAYO DE MUSICOS

Jueves 21:30 hs.
REUNION FAMILIAR

Sàbados 21:30 hs.
REUNION DE JOVENES

Chacabuco 1127
(X2580GCG)
Marcos Juàrez
(Còrdoba)
ARGENTINA
Tel.: 03472-423519
Cel. 03472-15434329/
03472-15554856


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=